Las satisfacciones que brinda la revista masculina HOMBRE

Publicado: 25 julio, 2008 en publicaciones, revistas, textos
Etiquetas:,

En el año 2003, en un seminario de grado de Lingüística Crítica dictado por Alejandro Raiter y Julia Zullo en la Universidad de Buenos Aires, realicé un trabajito monográfico que me ha dado muchas satisfacciones desde entonces. Con poca originalidad, seguí la metodología propuesta por Julia en su artículo “¿Qué significa ser mujer? La construcción textual de la destinataria en las revistas femeninas argentinas” (1999, publicado en Discurso y Sociedad) y tomé como corpus la recién aparecida Hombre (en la foto, tapa de su último número), una revista masculina argentina. Revisaré las estadísticas para ver cuántos lectores de este blog acceden al portal de la revista Hombre tocando aquí…

El articulito es pretencioso y demasiado extenso, el análisis textual es muy superficial, y las herramientas de análisis no son precisamente vanguardistas, pero el corpus que ofrece esta revista es absolutamente genial. Este trabajo fue mi primera publicación en revista (gracias a Alicia Carrizo y Valentina Noblia, que me ofrecieron publicarlo en la revista electrónica Discurso), y poco más tarde presenté una reelaboración en el VI Congreso de la Asociación Argentina de Semiótica.

Hace unas semanas, mi amiga Roxana Artal me ofreció republicarla en la revista electrónica Evaristo Cultural. Releer y revisar este trabajo después de casi 4 años fue muy divertido. Esta última versión, un poco menos mala, se titula “‘Tips ganadores para que te digan que sí’. La revista Hombre como manual práctico de la nueva masculinidad” y pueden leerla en este enlace.

Anuncios
comentarios
  1. Mai Kuha dice:

    Es deprimente que ser hombre quede limitado a lo que presenta esta revista, y que tal vez sea una influencia para los jóvenes, o algunos de ellos.

    Te puede interesar el artículo de Arran Stibbe “Real men do shop: Images of masculinity and consumerism in Men’s Health magazine” en
    http://ecoling.net/journal.html (vol 1., no. 3)

  2. federiconavarro dice:

    Mai, gracias por la referencia. Leí el artículo y me pareció muy interesante. En HOMBRE pasa un poco lo que se propone allí: hay una contradicción (o un intento de articulación, de naturalización, mejor dicho) entre dos imágenes masculinas, una más tradicional (asociada al macho de toda la vida: chicas, fútbol y autos) y otra más asociada a los hábitos sofisticados de consumo, al interés por la propia apariencia, etc. Tengo una cita por acá de un (supuesto) lector, que se publicó en las primeras páginas del primer número:

    “Curiosamente, hace poco leí un artículo sobre los llamados “metrosexuales”, etiqueta de un presunto “nuevo modelo de hombre masculino y sensible” que estaría invadiendo las grandes capitales. Ahí el autor “descubre” que existen tipos que nos fijamos en asuntos “femeninos” (¿?) tales como la cocina, el diseño de interiores o en las marcas de shampoo o de desodorante. Y dice que a esa “categoría” de hombres, a la vez, ¡nos gustan las mujeres! ¿De qué están hablando, por las nalgas de Federico Klemm? ¿Es realmente novedoso que los hombres nos fijemos en… nosotros mismos? Me parece que la mera duda es chingarle fiero. Lo que sí rompe el molde es una revista que se ocupe de estos asuntos”

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s