¿es posible una gramática panhispánica?

Publicado: 20 enero, 2010 en asociaciones e instituciones, gente, libros, publicaciones
Etiquetas:

El 10 de diciembre de 2009 se presentó en (no podía ser de otra manera) Madrid, España, la Nueva gramática de la lengua española (Espasa Calpe, 120 euros). Son dos tomos, 4 mil páginas, dedicados a la morfología y la sintaxis (pronto saldrá el volumen de fonética y fonología).

Será sin duda una referencia obligatoria para los lingüistas y un espacio de discusión (para discutir, digo) valioso y útil. Acá un video divulgativo-publicitario sobre el asunto:

Se trata, según la RAE, de “un mapa del español en todo el mundo” caracterizado por ser “colectiva”, “panhispánica”, “descriptiva”, “normativa”, “sintética” y “práctica”.

Estos epítetos resultan en buena medida contradictorios entre sí (¿descriptiva y normativa? ¿sintética y panhispánica?) y ciertamente discutibles. Me centraré brevemente en uno, “colectiva”, no casualmente priorizado. Aclara la RAE: “Ha sido elaborada por las veintidós Academias de la Lengua Española y muestra el español de todas las áreas lingüísticas con sus variantes geográficas y sociales”. Veamos, por ejemplo, quiénes son los académicos de número que integran la Academia Argentina de Letras (acá pueden verse los currículos). De 20 miembros, sólo cuatro son lingüistas y se dedican al estudio del español: Carlos Alberto Ronchi March (UBA, actualmente retirado), José Luis Moure (UBA, CONICET), Alicia María Zorrilla de Rodríguez (ex CONICET) y Norma Carricaburo (CONICET).

Resulta extraño, me parece, que una institución donde sólo una de cada cinco de sus caras visibles se dedica a la lingüística ocupe un rol central en la elaboración de esta gramática y en la garantía de (parte de) su representatividad panhispánica.

Anuncios
comentarios
  1. Navarro, Mario dice:

    Hola,
    respecto a la Nueva Gramática… quiero comentar dos cosas:
    En primer lugar, la REA para un gran número de lingüistas, no ha gozado nunca de mucha simpatía. Basta con estudiar con detalle y ojo profesional sus diccionarios y se caerá en la cuenta de la cantidad de barbaridades que en ellos se han publicado (puede ser que hoy esas barbaridades se han ido borrando, pues, la vergüenza alcanzó a los Académicos en sus propios despachos). A mi modo de ver, el diccionario de María Moliner sigue siendo hasta hoy La referencia filológica. Respecto a sus gramáticas…es difícil. Siempre, según quién llevase la batuta, han sido orientadas hacia una determinada escuela. Ni siquiera la Gramática de Alarcos Llorach, presta la suficiente información didáctica, a pesar de parecer un minúsculo manual de ensenanza primaria. Así que ojo con este nuevo proyecto, que “el que abarca mucho, poco aprieta”; y no hay que olvidar algo: “como no podría ser de otra manera” Madrid, y Espana en general, está aprendiendo a corregir errores de perspectivas que su propio egocentrismo y arrogancia académica los llevó a ser dejados de lado por muchos círculos lingüistas. No olvidar, entonces, “está aprendiendo”. Coincido con Federico con que esta nueva Gramática abrirá un nuevo espacio de discusión.
    Un segundo aspecto es el detalle que nos senala Federico del número de lingüistas profesionales en
    la AAL. No me extrana que este tipo de injusticias se cometan en una institución argentina (no es la única Nación que arroja a la luz de la seriedad estos tomatazos). Creo que acá se llega otra vez al punto del que me ocupo hace tiempo: La Lingüística y la Literatura como dos espacios compartidos? Si existiese una Academia de Lingüistas, no nos encontraríamos con personajes de otras farándulas dando la nota peligrosa de la inprudencia. Pero bueno, Tierra de paradojas…hace poco leí un estudio acerca de la Asamblea Constituyente de Bolivia, y la reforma que en ella se trataba…Los dos partidos mayoritarios estaban compuestos (casi un 75 % en ambos partidos) por personas vinculadas al Derecho…tristemente, las expresiones racistas que llegaban a los campesinos y grupos indíginas que presenciaban la asamblea provenían de las bancas de estos Partidos. Paradojas hay muchas, pero cambios, pocos.
    Les deseo a todos que puedan acceder a la Nueva Gramática…y abordarla con cuidado. Y a ti, Federico, gracias una vez más por tu empeno en el saber.
    Mario

    • federiconavarro dice:

      Gracias por el comentario, Mario. Creo que las academias de la lengua cargan en ocasiones con la herencia no especializada de la filología precientífica, decimonónica. De ahí la heterogeneidad de sus representantes oficiales (aunque colaboren decenas de investigadores muy especializados).
      Saludos,
      Federico

      • Alon Lischinsky dice:

        Creo que es exactamente lo que sucede, Federico (aunque la filología decimonónica no era enteramente precientífica tampoco).

        Lo irritante de todo esto no es que los Lázaros Carreteres de este mundo sigan abogando por una versión dieciochesca y panvallisoletana de la lengua, sino la pretensión de “fijar” el lenguaje de forma normativa. Cuán lejos estamos en español de poder hacer algo como el COBUILD, que refleje la naturaleza del uso de la lengua con una base empírica y sin hacer prevalecer las idiosincrasias estilísticas del académico de turno por sobre las formas reales del uso de la lengua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s