La organización del discurso (Garcés Gómez)

Publicado: 1 febrero, 2011 en libros, publicaciones, reseñas
Etiquetas:,

Hace ya un tiempo recibí, por amabilidad de Joachim Flickinger de Editorial Iberoamericana/Vervuert, La organización del discurso: marcadores de ordenación y de reformulación, publicado en 2008 por María Pilar Garcés Gómez. La autora (foto) es doctora en lingüística hispánica y profesora titular de lengua española en la Uniersidad Carlos III (Madrid). A continuación, recorro algunos apuntes que surgen de su lectura. Para tener una idea preliminar del texto, puede accederse a algunas vistas parciales en Google books.

Se trata de un interesante volumen que aborda dos de los tipos de marcadores del discurso más  relevantes para entender la organización del texto: los ordenadores y los reformuladores. Los marcadores del discurso constituyen un objeto de estudio muy popular durante las últimas dos décadas dentro de los estudios del discurso en el ámbito hispánico. Esto puede deberse, sospecho, a que simultáneamente pueden integrar listas más o menos cerradas o acotadas de recursos y operar en fenómenos pragmáticos y discursivos complejos. De alguna manera, los marcadores del discurso permiten un estudio sistemático y bien recortado de la dimensión pragmática de la lengua. En el estudio de los marcadores del discurso en español, es obligada referencia el completo artículo “Los marcadores del discurso” que publicaron M. A. Martín Zorraquino y J. Portolés Lázaro en la monumental Gramática descriptiva de la lengua española (1999), al cuidado de Bosque y Demonte.

Garcés Gómez utiliza como corpus el CREA (Corpus de Referencia del Español Actual de la Real Academia Española), en particular textos periodísticos y literarios. Resulta curioso que la preferencia por un subcorpus de textos escritos se base en el supuesto de que “el discurso escrito muestra una estructuración más precisa de  lo que se quiere comunicar” (p. 10).

El capítulo 1 define los marcadores del discurso como “unidades lingüísticas que permiten señalar relaciones entre los hechos representados, entre los argumentos aducidos, entre las informaciones sucesivas o reinterpretar lo dicho o la propia enunciación” (p. 13). En este capítulo se contextualiza el estudio de los marcadores, con útiles ejemplos y referencias bibliográficas variadas. Las tradiciones y marcos teórico-metodológicos en los que se inscribe la autora son notablemente eclécticos (franceses, alemanes, hispanos, anglosajones). A su vez, el objeto de estudio se aborda desde un punto de vista simultáneamente gramatical, semántico, pragmático, textual y cognitivo. Las notas al pie son increíblemente densas y funcionan como un libro paralelo, una suerte de colchón teórico para el texto principal que por momentos explora líneas de razonamiento útiles, mientras que en otros parece simplemente no haber “encajado” en la extensión máxima del texto principal desde un punto de vista editorial. En términos generales, Garcés Gómez propone que los marcadores del discurso componen una categoría pragmática que presenta un(os) significado(s) básico(s) (e.g., ordenación, reformulación, etc.) y un conjunto de sentidos contextuales surgidos en cada uso concreto (p. 32).

Los capítulos 2 y 3 abordan, respectivamente, la ordenación y la reformulación en el discurso. Se proporcionan útiles cuadros para sintetizar la exposición de su tipología. En casa caso, la caracterización se ordena en términos gramaticales, funcionales, semánticos y pragmáticos. La ordenación consiste en indicar qué lugar ocupa cada parte del discurso dentro del texto para obtener un producto organizado y estructurado que permite la intepretación por parte del destinatario (p. 35). Aparecen marcadores de inicio como “en primer lugar”, marcadores de continuación como “por otra parte” y marcadores de cierre como “para terminar”. Por su parte, la reformulación se define como un proceso retroactivo para  presentar un elemento previo (implícito o explícito) bajo una perspectiva distinta: explicar, corregir, recapitular, etc. (p. 86).

Los capítulos 4 y 5, por su parte, abarcan las operaciones de explicación/rectificación y de distanciamiento (recapitulación/reconsideración/separación), respectivamente. Se trata, en realidad, de los cinco tipos posibles de operaciones discusivas de reformulación. De esta forma, 1) los marcadores de explicación (e.g., “es decir”) manifiestan una relación de equivalencia o de interpretación del segmento de referencia en función del segmento reformulado; 2) los marcadores de rectificación (e.g., “mejor dicho”) señalan la inadecuación del segmento de referencia y la necesidad de su modificación (parcial o completa) por el segmento reformulado; 3) los marcadores de recapitulación (e.g., “en suma”) engloban en un segmento los elementos más relevantes de los segmentos previos; 4) los marcadores de reconsideración (e.g., “en definitiva”) retornan a los segmentos precedentes y formulan un nuevo punto de vista; y 5) los marcadores de separación (e.g., “en cualquier caso”) revisan lo dicho en el segmento precedente, con una pérdida parcial o total de la pertinencia de éste.

En suma, se trata de una publicación claramente estructurada, con abundante bibliografía actualizada, que proporciona una tipología bien justificada y ejemplificada de un subsistema clave de marcadores del discurso a partir de un amplio corpus escrito. Personalmente, este volumen me ha resultado útil como insumo para armar clases en talleres de alfabetización avanzada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s