Publicaciones

Publicado: 7 julio, 2012 en discusión, eventos, libros, publicaciones
Etiquetas:

Hace unos meses recibí el siguiente correo:

Estimado Federico Daniel Navarro:

Me dirijo a Usted en representación del grupo editorial internacional de textos científicos, Editorial Académica Española.

Consultando la base de datos de la Biblioteca de Universidad de Valladolid, encontramos una referencia a su tesis sobre “Análisis histórico del discurso : la evaluación en las reseñas del Instituto de Filología de Buenos Aires (1939-1989)”.

Nuestra editorial está interesada en colocar su trabajo a disposición de un público más extenso. Por consiguiente, me comunico con Usted para conocer su interés en publicar su tesis en forma de libro impreso.

Agradeceré que incluya en su respuesta una dirección de correo electrónico mediante la cual pueda enviarle información adicional en un archivo adjunto.

Esperando su respuesta, me despido de Usted muy cordialmente.

——————————————————————–

Atentamente,

Calix Furus

Respondí al remitente pidiendo más información. Recibí un correo sorprendente, que dedicaba un párrafo a explicar “¿Por qué no me puedo poner en contacto con ustedes por teléfono?” y que usaba un español tan estrambótico como “seríamos interesados a publicar su trabajo en total” o “someta por favor su trabajo por correo electrónico”.

Estos correos -enviados casi como “spam académico” a miles de recientes doctores, magísteres, licenciados, ponentes, etc.- obedecen a un modelo editorial novedoso que aprovecha las presiones para publicar dentro de la carrera académica, las dificultades para encontrar una editorial interesante e interesada en publicar nuestro volumen monográfico, el creciente anacronismo de la tesis como género discursivo para ser leído, y, también, la tentación de publicar un libro a cambio de simplemente enviar un PDF adjunto, sin trabajo adicional de edición.

Charlando con colegas, hallé que muchos recibieron la misma invitación, y sintieron las mismas ganas de sacar la tesis de cajones (o discos rígidos) perdidos. Pero es interesante revisar un poco las discusiones que este modelo editorial está suscitando en todo el mundo científico para, justamente, apretar el botón de “spam” sin mayores dudas. Para empezar a tirar del ovillo, recomiendo leer esta nota o este post.

Anuncios
comentarios
  1. Ricardo Jiménez dice:

    Gracias por compartir esa información. Saludos, R

  2. Nila Vigil dice:

    Gracias por advertir sobre este fraude académico, creo que es bien importante difundirlo.
    saludos
    N

  3. En México hace un año dos ex compañeras del posgrado recibieron la misma invitación. Una de ellas envió sin más su trabajo y, en efecto, posteriormente le llegó a su domicilio la tesis impresa en formato de libro. La segunda compañera me consultó, pues yo he trabajado como editor. Tras poner en la mesa los pros y los contras, decidimos que el buen trabajo de su investigación debería ser publicado, pero en México no habría posibilidades de hacerlo, entonces valdría la pena aprovechar esa oportunidad. No obstante, realizamos todo un trabajo editorial que contempló básicamente traducir su investigación de un discurso científico-académico de tesis a un discurso de divulgación científica. Muchos contenidos se eliminaron o integraron, la estructura general fue modificada y también se hizo una revisión de metodología y la corrección de estilo. Finalmente, le realicé un diseño editorial con InDesing, adecuada al formato de impresión. El resultado editorial ha sido de muy buena calidad, ha hecho justicia a la calidad de su investigación.
    En lo siguiente varias personas me han consultado por la misma razón, al parecer ellos mismos pueden recomendar a otros conocidos que deseen publicar. Al respecto, mi postura ha ido en dos sentidos: 1) si la idea es tener una publicación que aparezca en el CV, publiquen su tesis, sin embargo, hay que tener claro que el propósito es llenar un espacio en el CV y que si bien una editorial la publica no significa que sea buena, que vaya a ser leída o que tendrán algún ingreso; pero 2) si el objetivo es divulgar el conocimiento que han logrado, esto es, invitar a otros a que lean su trabajo de investigación porque consideran que vale la pena que sea conocido por la comunidad, entonces debe pensarse en invertir en un buen proceso de edición, corrección y diseño, para que la calidad del trabajo tenga una correspondencia en calidad editorial: pensar en un libro en lugar de pensar en la publicación de la tesis.
    Actualmente los jóvenes académicos e investigadores nos enfrentamos a miles de barreras para hacer escuchar nuestras ideas, descubrimientos o proyectos, en particular en América Latina. Es necesario que aprendamos a encontrar espacios alternativos para hacernos mostrar, pero más lo es que aprendamos a usarlos con cautela e inteligencia para no perder de vista la noción del rigor y la calidad de la divulgación científica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s