Archivos de la categoría ‘discusión’

Escribo este post desde la Universidade Federal de Santa Maria (Brasil), donde estoy como profesor visitante por la Asociación de Universidades del Grupo Montevideo representando a la Universidad de Buenos Aires; estoy dictando cursos sobre investigación y enseñanza de discurso académico. El dato no es anecdótico para el tema que quiero tocar.

En estos días se publicaron dos interesantes artículos sobre la situación de la ciencia y la universidad en la Argentina en el periódico Página/12, uno de los que más se ocupa del ecosistema universitario:

“El decano de la edad dorada” (20/11/12).

“Los otros aportes del estado” (16/11/12).

Hay que destacar que estos artículos remiten a dos momentos de la historia de la investigación y la educación superior en el país: la llamada “edad dorada” desde fines de los años 50 y hasta la noche de los bastones largos (1966), y lo creo que podemos considerar la nueva época de expansión y profesionalización de nuestro medio en la Argentina de la última década. Un crecimiento con contradicciones, injusticias, inadecuaciones, por supuesto. Y, creo, una cuenta pendiente política muy importante: un mayor compromiso y atención de la universidad -al definir líneas estratégicas de investigación y docencia- con las necesidades sociales regionales.

Pero así como hoy se reconoce la edad dorada de hace seis décadas, estoy seguro de que la historia de la ciencia en la Argentina también reconocerá esta última década como una nueva época dorada. Según se lee en una de las notas de arriba, la inversión actual del estado en ciencia supera el 1% del PBI nacional, una cifra inédita en tiempos recientes.

Aporto un solo dato a la discusión. Ayer (20/11/12) se conoció la lista de los 601 investigadores que ingresaron este año a la carrera del investigador científico del CONICET (en la foto de abajo, el Polo Científico y Tecnológico inaugurado hace no mucho por el Ministerio de Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación).

Estos investigadores altamente calificados (140 de Ciencias Sociales y Humanidades) pasan a formar parte de un organismo federal que les garantiza estabilidad laboral permanente para desarrollar sus investigaciones. Esto representa un 10% más de personas que el año anterior y, según mis datos, este crecimiento anual se viene sosteniendo durante los últimos años. En países punteros como Brasil, España o Francia, los organismos federales de investigación similares a CONICET no presentan, ni de cerca, este volumen expansivo. Podría poner varias notas al pie sobre estos datos, tales como el aporte de las universidades nacionales al sostenimiento de CONICET. Pero cualquiera de esas notas no podría ocultar el fenomenal proceso de crecimiento y apuesta estatal por la ciencia que estamos viendo en la Argentina.

Vale la pena recordarlo, me parece, en una coyuntura política compleja de fuerte pugna respecto de la legitimidad del gobierno democráticamente elegido.

Anuncios

Publicaciones

Publicado: 7 julio, 2012 en discusión, eventos, libros, publicaciones
Etiquetas:

Hace unos meses recibí el siguiente correo:

Estimado Federico Daniel Navarro:

Me dirijo a Usted en representación del grupo editorial internacional de textos científicos, Editorial Académica Española.

Consultando la base de datos de la Biblioteca de Universidad de Valladolid, encontramos una referencia a su tesis sobre “Análisis histórico del discurso : la evaluación en las reseñas del Instituto de Filología de Buenos Aires (1939-1989)”.

Nuestra editorial está interesada en colocar su trabajo a disposición de un público más extenso. Por consiguiente, me comunico con Usted para conocer su interés en publicar su tesis en forma de libro impreso.

Agradeceré que incluya en su respuesta una dirección de correo electrónico mediante la cual pueda enviarle información adicional en un archivo adjunto.

Esperando su respuesta, me despido de Usted muy cordialmente.

——————————————————————–

Atentamente,

Calix Furus

Respondí al remitente pidiendo más información. Recibí un correo sorprendente, que dedicaba un párrafo a explicar “¿Por qué no me puedo poner en contacto con ustedes por teléfono?” y que usaba un español tan estrambótico como “seríamos interesados a publicar su trabajo en total” o “someta por favor su trabajo por correo electrónico”.

Estos correos -enviados casi como “spam académico” a miles de recientes doctores, magísteres, licenciados, ponentes, etc.- obedecen a un modelo editorial novedoso que aprovecha las presiones para publicar dentro de la carrera académica, las dificultades para encontrar una editorial interesante e interesada en publicar nuestro volumen monográfico, el creciente anacronismo de la tesis como género discursivo para ser leído, y, también, la tentación de publicar un libro a cambio de simplemente enviar un PDF adjunto, sin trabajo adicional de edición.

Charlando con colegas, hallé que muchos recibieron la misma invitación, y sintieron las mismas ganas de sacar la tesis de cajones (o discos rígidos) perdidos. Pero es interesante revisar un poco las discusiones que este modelo editorial está suscitando en todo el mundo científico para, justamente, apretar el botón de “spam” sin mayores dudas. Para empezar a tirar del ovillo, recomiendo leer esta nota o este post.

Sobre Library.nu

Publicado: 6 marzo, 2012 en discusión, eventos
Etiquetas:

El mes pasado clausuraron Library.nu, antes (y después) conocida como Gigapedia. Buena parte de los libros que podían descargarse gratuitamente eran investigaciones científicas que por este medio lograron mucha más difusión y alcance (y por ende lectores/citas), es decir, el capital simbólico que todo investigador persigue (aunque, claro, no tanto las editoriales académicas comerciales que publican esos libros). Esta página violaba derechos de autor y daba enormes ganancias a sus responsables, es cierto, pero también habilitaba el acceso (imparable, en este u otro medio) de investigadores interesados pero con medios acotados, que por otro lado siguen (seguimos) comprando muchos libros lícitamente y que no creo que representen el grueso de la ganancia de estas editoriales, más orientadas a vender a instituciones. Vale la pena tener en claro en esta discusión que no es lo mismo, para ninguno de los actores involucrados, la divulgación libre de un bestseller como “Harry Potter” que de un volumen especializado, inconseguible, carísimo. Esto es así tanto por su impacto económico como también, sobre todo, por las implicaciones respecto del acceso e intercambio de conocimiento.

Hoy salió una interesante nota en el periódico argentino Página/12 sobre el asunto, acá. La nota original en inglés de Christopher Kelty, acá.

Giovanni Parodi envió la circular de la convocatoria 2012 del Programa de Doctorado en Lingüística de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Como se sabe, se trata de un programa de alto nivel, organizado por la Escuela Lingüística de Valparaíso, que enfatiza el estudio psico-discursivo del lenguaje en uso y que cuenta con una impresionante plantilla docente internacional que incluye a Vijay Bathia, Jim Martin, Adriana Bolivar, Estrella Montolío, Teun van Dijk y muchos otros.

Resulta inevitable incluir un breve comentario sobre el reclamo por una educación pública libre, gratuita y de calidad que durante los últimos meses se ha desarrollado en Chile. Un reclamo que rápidamente se amplió a una reivindicación de fondo sobre la cosa pública (educación media, jubilaciones, salud) y que incluye tomas, huelgas generales, ayer un menor asesinado, y un gobierno en una situación increíblemente delicada. Más abajo incluyo un video que pudo verse en la televisión argentina estos días: compara la educación pública de grado en Chile y Argentina, y denuncia el discurso de la derecha argentina al respecto.

Desde hace varios años, en la Argentina se viene discutiendo (por ejemplo, acá, no se pierdan los comentarios) la cuestión de la accesibilidad al conocimiento, en particular en relación con las nuevas tecnologías y los soportes electrónicos. La cuestión es especialmente relevante en países en desarrollo donde el acceso al libro impreso es muchas veces restringido merced a cuestiones económicas.

Hoy en día, la distribución de libros y artículos en PDF, con o sin autorización de los autores, está generalizada (véase, por ejemplo, gigapedia o bibliofyl, recientemente cerrada), aunque el desafío y la discusión radica en la posibilidad de su institucionalización y legalización.

El mundillo académico es bastante particular y debe diferenciarse, por ejemplo, de la industria editorial de ficción, musical y cinematográfica: para la inmensa mayoría de los investigadores, su éxito y supervivencia depende de la cita y, por tanto, la máxima distribución prima sobre el beneficio económico inmediato (no así para las editoriales que en definitiva los publican, claro está).

En este contexto, hace corto tiempo se inició una causa penal contra Horacio Potel, un docente que puso a disposición gratuita textos filosóficos en internet. Acá puede descargarse la declaración de repudio de la FFyL (Universidad de Buenos Aires). La noticia, que agradezco a Matías Raia, es que Potel aparentemente fue sobreseído. Más info acá.

Quería difundir un asunto, aunque no resulte novedoso para quien ya lo conozca.

El Certificado de Español Lengua y Uso (CELU) es un examen oficial de competencia comunicativa oral y escrita en español (neutro o general) como lengua extranjera reconocido por el Ministerio de Educación argentino. Nació en 2001 y se toma desde 2004 en varias ciudades de Argentina y Brasil (y este año en París y Berlín). Este examen es diseñado e implementado por más de 10 universidades nacionales de todo el país.

En el portal de CELU puede obtenerse información completa sobre el examen. También puede accederse a recursos como las comunicaciones presentadas a los Coloquios anuales CELU que se celebran desde 2005, o descargarse modelos de exámenes.

Creo que el proyecto CELU, de creciente impacto en la región, resulta interesante en un contexto (sobre todo europeo) en el que pareciera que el DELE (certificado oficial reconocido por el Ministerio de Educación español) poseyera el monopolio de la enseñanza y evaluación oficial del español como lengua extranjera.

Continúa, como era de esperar, la discusión que puede leerse en los dos post anteriores y en otros sitios. Ayer, en el blog de Nila Vigil se difundió la carta abierta que Oscar Loureda, editor de la reciente edición española de Textlinguistik de Eugenio Coseriu, dirige a Luis Miranda sobre el presunto plagio de éste último. Puede leerse completa en este enlace. La exposición de Loureda es sumamente clara, y hasta lapidaria. Un fragmento:

Como investigador del Centro, y como editor de la obra Lingüística del texto. Introducción a una hermenéutica del sentido (Madrid, Arco/Libros, 2007) suscribo punto por punto lo que afirma el Dr. Kabatek. En tanto que editor (nótese bien, no autor) de la edición en español (publicada con todas las autorizaciones legales y con contratos en exclusiva), comprenderás que me manejo con cierta soltura en el texto, en relación con su contenido y en relación con su historia: en la larga introducción de la obra que edité desarrollo lo uno y lo otro, y en ella comento tu publicación después de haber estudiado en detalle los textos que conforman el sustrato de la Lingüística del texto. Voy a retomar esas ideas, por lo tanto ya conocidas, y voy a intentar, con datos concretos, no con opiniones ni dardos pueriles, deshacer todos los equívocos posibles que alrededor de la Textlinguistik de Coseriu has creado debido a tu (vamos a denominarla así por ahora) falta de honestidad intelectual.